Todo llega, aún cuando ni lo esperas – Publicación #03

20190612-124152

https://i.ibb.co/Fq90ZVQ/separador.png

Mi jefe dejó ingresar a la sala de juntas, a un chica muy hermosa, insisto muy hermosa; que llevaba el cabello suelto, una blusa apretada color verde turquesa y una falda blanca, que se acomodaba a su hermosa figura. Su cabello era castaño y sus labios, eran el brillo de tan hermosa sonrisa. Como dije, me quedé atónita.

Mientras mis ojos seguían maravillados, alcancé a escuchar su nombre, Laura.

Nos dijo que ella dirigiría la sección de finanzas en la empresa por un tiempo indeterminado; ya que el otro asesor, estaba desaparecido. No lo dijo de ese modo, pero sabíamos que él huyó de su boda y se tomó una licencia para no enfrentar a su familia. Al menos eso es lo que yo me enteré.

La sección de Laura estaba cerca de la mía, no lo podía creer.

Yo ocupaba la sección de publicidad y todas las ideas de otros las plasmaba en datos e imágenes, que serían puestas a discusión en las reuniones de trabajo. Casi siempre debía corregir todo lo que otros me indicaban, aunque pensaba que mis ideas atraerían mejores resultados, pero nunca las decía o ejecutaba.

Mi jefe seguía hablando y hablando de los propósitos para este año, pero yo no podía quitarle la mirada a Laura. No sé qué me pasó en esos 15 minutos que duró la reunión. Al terminar sólo aplaudí como todos y traté de concentrarme en lo que dijo mi jefe, pero no recordaba nada… sólo su bella sonrisa.

Al transcurrir el día, todos iban y venían por todo el piso; algunos seguían con lo de sus vacaciones, otros hablaban de los hijos, las parejas y algunos, “muy pocos” sí trabajábamos.

Giré la vista hacía la sección de Laura y la vi leyendo unos correos. Se había puesto unas gafas negras, que la hacían ver aún mejor. Entre tanto que volvía a perderme en el tiempo mientras la veía, no me di cuenta cuando ella giró hacia mi estación y me miró; me quedé fría, cuando vi sus hermosos ojos cafés cruzarse con los míos. Eso duró medio segundo, porque reaccioné y de la pena, volví a mirar mi pantalla del computador.

Al llegar la tarde, casi por salir de la oficina, mi jefe dio un anuncio. Dijo que el próximo sábado será la fiesta de apertura del año y que como todos los años, los trabajadores estaban invitados. Todos estaban emocionados, menos yo.
Nunca he ido a la fiesta de apertura, no llamaba mi atención para nada. No quería ir a ver a borrachos haciendo el ridículo o a chicas bailando pegadas a sus novios. Eso no era para mí.

Al salir, volví a bajar por el ascensor, pero antes observé el espacio de Laura y ella ya no estaba allí.

Llegando casi a donde estaba mi auto vi a Laura, se estaba besando con mi jefe. Ahora recién recordé que la acompañante de esta mañana, era ella.

separdor2-5

hm1-1

Parte #01

Parte #02

Toda la publicación es propiedad creativa de @historiasamorlez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *